#NOADOMINGA

El riesgo de provocar una “catástrofe ambiental irreparable” en una zona de biodiversidad marina tan particular como es el Sistema de la Corriente de Humboldt es la clave de la campaña que el senador Guido Girardi impulsa a través de las redes sociales para hacer conciencia de la importancia que el Comité de ministros rechace Dominga, el proyecto minero que Andes Iron pretende levantar en la zona costera de la comuna La Higuera, Región de Coquimbo.

Con una inversión de US$ 2.500 millones –para extraer 12 millones de toneladas de hierro y 150.000 de cobre al año, durante sólo dos décadas- el plan incluye, dos minas a tajo abierto (tronaduras), una planta desalinizadora, un relave con un muro de 100 metros de alto, dos acueductos y un puerto de embarque con un tránsito estimado en 100 buques al año.

Todo ello emplazado junto a un frágil ecosistema donde se ubican la Reserva Nacional del Pingüino de Humboldt, la Reserva Marina Isla Choros, Isla Damas y varios otros lugares definidos como sitios prioritarios y resguardados por convenios internacionales y leyes de biodiversidad sobre flora y fauna a los que Chile ha adscrito sistemáticamente a lo largo de los años.

La decisión la debe tomar, antes del 3 de julio, el Comité de Ministros presidido por el titular de Medio Ambiente e integrado por los jefes de las carteras de Salud, Economía, Fomento y Turismo, Agricultura, Energía y Minería. Ante esa instancia, Andes Iron presentó el Recurso de Reclamación para revertir la negativa Resolución de Calificación Ambiental (RCA) que el 9 de marzo pasado votó la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo.

En la oportunidad, tras un arduo debate el resultado de la votación de los diez seremis, del director regional del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) y del intendente fue de seis a favor y seis en contra de la iniciativa empresarial. La máxima autoridad regional, Claudio Ibáñez, tal como está establecido en caso de empates, dirimió la situación inclinándose por el rechazo.

SEA V/S CONAF

El principal argumento de la empresa para revertir esa decisión es que existiría una distancia suficiente entre las faenas con las reservas naturales y sitios prioritarios o protegidos, tal como lo había estimado el SEA organismo que consideró “suficiente e idónea” la información aportada por la Andes Iron y le dio su venia.

Opinión diferente tuvo la Corporación Nacional Forestal (Conaf) que objetó la ausencia de antecedentes sobre las “rutas de navegación” y del impacto ambiental “del transporte del material extraído”, de “ruidos y luminarias”, así como de “potenciales derrames” y de la “introducción de especies exóticas” que llegarían en los barcos.

Para Conaf el área de influencia del proyecto “está subestimada” pues la Reserva Nacional del Pingüino de Humboldt se restringe a la bahía Totoralillo Norte, sin embargo el Ecosistema Costero de la Corriente de Humboldt es mucho más extenso. Según el organismo y biólogos marino el transito naviero contemplado intervendrá el espacio marino de alimentación de diversas especies y por el singular sistema de corrientes cualquier derrame impactaría en toda el área que se desea conservar.

REVISA EL PROYECTO DE REFORMA A LA LEY 19.300 Y 20.417 EN MATERIA DE INSTITUCIONALIDAD AMBIENTAL

⬇⬇⬇⬇⬇⬇