“Coludirse es muy grave,
pero hacerlo con los medicamentos
es criminal”

ÚLTIMAS ENTRADAS

Renovación ¿Hacia dónde?

Publicado el 08/04/2018 | 0

El desafío del PPD es su renovación, pero no se trata del reemplazo de un nombre por otro. Renovación es un complejo proceso de nuevas ideas y formas de trabajo que no puede ser llevado adelante sin el respaldo de una importante mayoría.

El PPD impulsó el surgimiento de una cultura progresista en Chile, instalando y liderando temas de derechos humanos básicos: divorcio, aborto, igualdad de género, inclusión, como también en la defensa del medio ambiente; abogando por la nacionalización del agua, la redistribución de la riqueza, una nueva Constitución o impulsando las leyes de Tenencia Responsable de Mascotas, Antitabaco o del Etiquetado Nutricional.

Aquello dio sus frutos en la sociedad, pero hoy, si queremos renovación, no podemos seguir sustentándonos en éxitos pasados. Otra vez debemos anticiparnos y buscar respuestas a los desafíos que vivimos para los cuales las izquierdas y derechas no tienen propuestas satisfactorias.

Hoy enfrentamos un cambio profundo, un proceso disruptivo, donde la respuesta política es insuficiente. Antes un segundo era nada, hoy en un segundo se puede cambiar la historia de la humanidad. En la era digital el futuro no está delante, corre paralelo y contemporáneo al presente.

Actualmente el registro de toda nuestra vida se representa en la red digital transformada en datos que en un código 0-1 viajan a la velocidad de la luz, datos que ningún cerebro humano ni sistema democrático es capaz de procesar entregando cada vez más poder a las máquinas. ¿Hacia dónde va la humanidad? ¿Cuál es el sentido profundo que mueve este tiempo?

En un mundo donde todo se vuelve rápidamente anacrónico tenemos una verdadera carrera contra la obsolescencia y efectos del cambio climático, las migraciones y, sobre todo, el manejo de la inteligencia artificial (IA) que amenaza poner fin a lo humano y puede convertir en irrelevantes a la política, a las instituciones y a la democracia, tal como quedó demostrado con la venta de datos de los usuarios de Facebook a Cambridge Analytica.

Las redes sociales facilitan el acceso a la información, pero también incitan a la reacción inmediata y dificultan la reflexión que es lo que más necesita la humanidad actualmente. La incertidumbre es el principal síntoma de esta era y si la política no ofrece respuestas, como ya ocurre en el mundo entero, los partidos terminarán por disolverse, dando paso a populismos como los casos de Trump o el Brexit.

Por ello renovar el PPD significa asumir estos desafíos, es transformarlo en un espacio de integración donde se compartan valores, convivan militantes e independientes, incorpore múltiples saberes y experiencias y sea un lugar de encuentro de la diversidad, un laboratorio de innovación social, para buscar respuestas y caminos hacia un mundo mejor.

Los liderazgos son consecuencia de procesos democráticos, sustentados en el respaldo a contenidos que expresan con mayor nitidez la identidad y vocación progresista de la militancia.

La próxima conducción del PPD tiene la responsabilidad de dar cuenta de esta nueva era. Se decidirá en un contexto de competencia democrática como lo exigen las y los militantes, las y los ciudadanos. En el debate de ideas de la campaña se evaluará y auditará quiénes verdaderamente han aportado ideas y contenidos innovadores, así como quiénes cuentan con mayor idoneidad para instalar ideas de futuro que impulsen la renovación que el PPD necesita.

La conducción del PPD no está entre mis desafíos personales. Mi compromiso es colaborar a renovar la política, evitar su irrelevancia y revitalizar la democracia representativa que es fundamental para la gobernabilidad.

Hace ocho años, desde el Congreso Futuro, uno de los eventos de divulgación del conocimiento científico y humanista más importante de Latinoamérica, hemos profundizado el debate sobre los desafíos que enfrentamos, colaborado con la democratización del futuro y apoyando iniciativas para que la ciencia esté al servicio de oportunidades únicas que tiene nuestro país. La idea ha pasado fronteras y hoy el Parlamento de Marruecos, así como el Presidente Lenín Moreno de Ecuador, nos han pedido exportar esta iniciativa a sus países.

También apoyaremos a más de 20 naciones que nos han invitado a dar a conocer la Ley de Etiquetado Nutricional que es considerada por la OMS, tal como lo destacó The New York Times, como una herramienta fundamental para enfrentar el principal desafío de salud de la humanidad: la obesidad y sus enfermedades derivadas.

A futuro trabajaremos en la generación de pensamiento nuevo, una política con valores, que recupere el sentido de lo humano y tenga respuestas a los desafíos del mundo que viene en pos de seguir aportando a una sociedad más justa y democrática.

Noticias Destacadas